¿Cuándo empezamos a celebrar los cumpleaños?
13 de junio de 2021
Cuándo empezamos a celebrar los cumpleaños

¿Cuándo empezamos a celebrar los cumpleaños?

Hay muchas versiones sobre el nacimiento del cumpleaños. La más popular es la de Jean-Claude Schmitt, puesto que él ha investigado mucho sobre esto. En concreto ha escrito un libro sobre la celebración del cumpleaños. ¿Cuándo empezamos a celebrar los cumpleaños?

Schmitt afirma que esta costumbre comenzó a popularizarse entre todas las clases sociales hacia la segunda mitad del siglo XIX, en Alemania. Con la Kinderfest -fiesta infantil-, en la que se despertaba al niño o niña que cumplía años al amanecer con una tarta decorada con velas. Una más que su edad para representar la «luz de la vida». Las velas permanecían encendidas durante todo el día y se sustituían cuando se consumían.

¿Cuándo empezamos a celebrar los cumpleaños?

La fecha del primer cumpleaños tal y como se celebra hoy es el 28 de agosto de 1802. Una tarta con 53 velas celebraba el cumpleaños de uno de los escritores románticos más conocidos de Europa, Johann Wolfgang von Goethe. Esta fecha, por tanto, puede considerarse el verdadero nacimiento del cumpleaños, tal y como lo conocemos hoy: una ocasión. Ese dás fue cuando empezamos a celebrar los cumpleaños. Como dice Goethe, en unas cartas enviadas a su hermana:

«Para hacer balance de su propia vida, una recurrencia que adquiere una dimensión colectiva y festiva, que revive antiguas tradiciones y se repite cada año».

Un poco de historia

Según algunos historiadores, la tradición de celebrar el cumpleaños se remonta a los antiguos griegos. Aunque en Mesopotamia y Egipto se registraba el día del nacimiento porque, gracias a esa fecha, los astrólogos podían hacer el horóscopo. En cambio, los romanos, egipcios y persas sólo celebraban los cumpleaños de los que pertenecían a un determinado rango, como los emperadores.

En la Biblia se mencionan dos celebraciones de cumpleaños, la del Faraón y la de Herodes. El cristianismo rechazaba este tipo de celebraciones por considerar que estaban estrechamente vinculadas a ritos religiosos paganos. Por ello pasaron muchos siglos antes de que el mundo occidental volviera a celebrar los cumpleaños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *